Sigue estos sencillos consejos para mantener tus riñones sanos

Follow These Simple Tips To Keep Your Kidneys Healthy


Los riñones son órganos vitales que juegan un papel crucial en el mantenimiento de la salud en general. Son responsables de filtrar los desechos y el exceso de líquido de la sangre, regular la presión arterial y producir hormonas esenciales para la salud ósea y la producción de glóbulos rojos. Cuando los riñones no funcionan correctamente, los desechos y los líquidos pueden acumularse en el cuerpo y provocar diversos problemas de salud.

Nuestros riñones juegan un papel crucial en el filtrado de los desechos y el exceso de líquido de la sangre, la regulación de la presión arterial y la producción de hormonas que regulan diversas funciones corporales. Mantener un estilo de vida saludable que incluya ejercicio regular, una dieta balanceada y nutritiva y una hidratación adecuada puede ayudar a reducir el riesgo de problemas renales. También es importante evitar hábitos que puedan dañar los riñones, como fumar y el consumo excesivo de alcohol. Además, es esencial hacerse chequeos y exámenes de detección regulares, especialmente si tiene antecedentes familiares de problemas renales o tiene un mayor riesgo debido a ciertas afecciones médicas, como diabetes o presión arterial alta. En general, cuidar nuestros riñones es crucial para nuestra salud y bienestar general, y al adoptar hábitos saludables, podemos ayudar a que funcionen de manera óptima.

Estos son algunos consejos de expertos para mantener sus riñones sanos

1. Actividad física

El ejercicio regular beneficia más que solo tu cintura. Esto puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica. Además, puede disminuir la presión arterial y mejorar la salud del corazón, todo lo cual es esencial para evitar el daño renal. Puedes mejorar tu salud caminando, corriendo, andando en bicicleta o incluso practicando deportes como el bádminton.

2. Controle el nivel de azúcar en la sangre

La diabetes es una de las principales causas de daño renal, y el nivel alto de azúcar en la sangre puede dañar los pequeños vasos sanguíneos de los riñones con el tiempo, lo que reduce su capacidad para funcionar correctamente. Cuando los riñones no funcionan correctamente, el exceso de desechos y líquidos puede acumularse en el cuerpo y provocar más complicaciones de salud. Sin embargo, al controlar los niveles de azúcar en la sangre mediante cambios en el estilo de vida y medicamentos, es posible reducir el riesgo de daño renal y otras complicaciones asociadas con la diabetes. Además de controlar el azúcar en la sangre, es importante mantener un estilo de vida saludable que incluya ejercicio regular, una dieta balanceada y nutritiva e hidratación adecuada para apoyar la salud renal. Trabajar en estrecha colaboración con su equipo de atención médica es esencial para controlar la diabetes y mantener la salud renal.

3. Cuidado con los antibióticos

Si usa antibióticos con demasiada frecuencia, pueden dañar sus riñones. Incluso si goza de perfecta salud, todavía es posible; sin embargo, si sus riñones no funcionan como deberían, es más grave. Tómelos sólo si su médico se lo indica.

4. Come sano

Todo lo que come, incluso los alimentos poco saludables como el exceso de grasa, sal y azúcar, es procesado por sus riñones. La mala alimentación puede eventualmente causar enfermedades renales como presión arterial alta, obesidad, diabetes y otras. Una dieta saludable incluye muchas frutas, verduras y granos integrales y evita las comidas procesadas.

5. Bebe suficiente agua

La hidratación adecuada es esencial para mantener los riñones sanos. El agua ayuda a transportar desechos vitales y nutrientes hacia y desde los riñones, y ayuda a eliminar toxinas y otros desechos del cuerpo a través de la orina. Cuando el cuerpo no recibe suficiente agua, los pequeños filtros en los riñones pueden obstruirse, lo que puede provocar cálculos renales e infecciones. Además, la deshidratación crónica puede causar daño renal con el tiempo, ya que los riñones se sobrecargan y no pueden funcionar correctamente. La cantidad diaria recomendada de agua es generalmente de cinco a seis vasos al día, pero esto puede variar según factores individuales como la edad, el sexo, el nivel de actividad y el estado de salud. Por ejemplo, si está enfermo o trabaja al aire libre cuando hace calor, es posible que necesite beber más agua para mantenerse bien hidratado.

6. Deja el alcohol y el tabaco
Beber alcohol puede afectar la función renal, causando daño severo y repentino, y posiblemente causando problemas a largo plazo. Además, beber alcohol con frecuencia puede deshidratarlo, lo que puede impedir que sus riñones funcionen correctamente, provocar aumento de peso, enfermedades hepáticas, presión arterial alta y otros problemas que los ponen de pie.

Fumar aumenta el riesgo de cáncer de riñón y destruye los vasos sanguíneos, lo que ralentiza el flujo de sangre a los riñones. Además, fumar puede interferir con varios medicamentos que se usan para bajar la presión arterial. Dado que la enfermedad renal es causada principalmente por presión arterial alta no controlada, esta es una situación grave.

7. Exámenes periódicos
Las pruebas periódicas de la función renal son importantes si tiene un alto riesgo de daño renal o enfermedad renal. Las pruebas de detección periódicas son importantes para las personas que corren un mayor riesgo de desarrollar problemas renales.

Esto incluye a las personas que:
• Tiene más de 60 años
• Tiene antecedentes familiares de enfermedad renal o enfermedad cardiovascular
• Sufre de presión arterial alta o tiene antecedentes familiares de hipertensión; es obeso o tiene antecedentes de obesidad
• Tener diabetes o antecedentes de diabetes en la familia

Las pruebas de detección periódicas pueden incluir análisis de sangre para verificar la función renal, análisis de orina para detectar proteínas u otras anomalías y control de la presión arterial. Estas pruebas pueden ayudar a detectar signos tempranos de daño renal y permitir un tratamiento oportuno para evitar complicaciones adicionales. Es importante trabajar en estrecha colaboración con su equipo de atención médica para determinar el programa de detección adecuado en función de sus factores de riesgo individuales y su afección médica. Al mantenerse al tanto de las pruebas de detección periódicas, las personas pueden tomar medidas proactivas para mantener la salud renal y prevenir complicaciones adicionales.

(Dr. Nabajeet Das, MBBS, MS – Cirugía general, MCh – Urología en Pristyn Care)

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas en este artículo son opiniones personales del autor. NDTV no es responsable de la exactitud, integridad, adecuación o validez de la información contenida en este artículo. Toda la información se proporciona tal cual. La información, los hechos o las opiniones que aparecen en el artículo no reflejan los puntos de vista de NDTV y NDTV no asume ninguna responsabilidad por ellos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *