Mexicanos detenidos arbitrariamente en Qatar dudan del trabajo de la embajada

Mexicanos detenidos arbitrariamente en Qatar dudan del trabajo de la embajada


En los últimos días de julio, una azafata de una aerolínea aerolíneas Qataridentificado como Luis Antonio Castillo Reyes, fue arrestado por lo que se cree que es la policía de Qatar cuando regresaba de una cena con sus colegas.

Según los relatos de los testigos, cuando llegaron al edificio, dos policías vestidos de civil intentaron subirlo a un vehículo estacionado al frente. Castillo se resistió y luego de ser golpeado por los agentes, la seguridad de la propiedad llamó a las autoridades y cuando llegaron los uniformados la víctima pidió hacer una denuncia y se subió a la patrulla para entregarse a la comisaría y poner la denuncia, sin embargo, nunca contacto con nadie de nuevo.

“La embajada tuvo conocimiento de la detención de un mexicano la noche del sábado 30 de julio de 2022; De inmediato se inició comunicación con las autoridades qataríes para obtener información sobre lo sucedido”, publicó la oficina.

Familiares y conocidos de Antonio asistieron a la Embajada de México en Catar pedir ayuda para localizarlo. El domingo, la oficina de la SRE (Secretaría de Relaciones Exteriores) dijo que ya estaba en contacto con las autoridades, y el lunes anunció que el detenido ya había sido liberado, aunque aún se desconoce el motivo de su detención.

“Se informa que una vez agotado el trámite legal correspondiente, la persona mexicana ya se encuentra en libertad. La embajada brindó un acompañamiento oportuno al caso, así como la asistencia y protección consular requerida”, escribió la embajada en Twitter.

Este hecho ha generado dudas y disparado alertas sobre lo que podría significar la actuación de las autoridades del país durante el Mundial de Qatar 2022, donde se estima que estarán presentes alrededor de 80 mil mexicanos y si la embajada está lista para acompañarlos y protegerlos.

Este no es el primer caso en México con el que se enfrentan las autoridades qataríes, ya que en febrero de este año se conoció el caso de Paola Schietekat, una mexicana que cumplió su sueño de trabajar en la Comité Supremo de Entrega y Legadoes decir, la oficina encargada de organizar el Mundial de Qatar hasta que fue atacada por uno de sus colegas latinoamericanos en julio de 2021.

La mexicana fue revictimizada cuando intentó presentar una denuncia en compañía del cónsul, fue acusada de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, lo cual es considerado un delito en este país y se castiga con 7 años de prisión. El atacante aseguró que Paola era su novia y quedó en libertad.

Las autoridades locales no le ofrecieron asesoramiento ni un intérprete, a pesar de que ni ella ni el funcionario hablaban árabe; y solo le dieron tres opciones, no hacer nada, pedir una medida cautelar o acudir como último recurso.

En los últimos meses, las autoridades qataríes han destacado acciones prohibidas en el país, como exhibir la bandera LGBTQI+, mostrar afecto entre personas del mismo sexo en público, tener relaciones sexuales fuera del matrimonio o beber alcohol en la vía pública. , lo que generó reacciones que van desde la incredulidad hasta el miedo por lo que pueda pasar con los extranjeros que estarán en Qatar a partir de noviembre cuando comience la Copa Mundial de la FIFA.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.